Quienes transitaban por la vereda de la Ruta 150 debían sortear un chorro de agua cada vez que llovía. Gracias a acción municipal, a través de la Delegación Lirquén, esta situación quedó atrás y hoy se puede caminar sin problemas y acceder al centro de salud.

Cada vez que llovía, una cámara de aguas lluvias, ubicada en la vereda de la Ruta 150, a la altura del Cesfam Lirquén, se desbordaba y generaba un molesto chorro de agua que impedía el normal tránsito de peatones por el sector. Eran muchos los afectados, ya que ese punto es paso obligado para quienes deseen acceder al centro de salud.

Ante esta situación, la Ilustre Municipalidad de Penco, a través de su Delegación Municipal en Lirquén, tomó cartas en el asunto y con un grupo de trabajadores se procedió a realizar una canalización con el fin de que el agua que acumulan las precipitaciones no llegue a la vereda.

La intervención brindará mayor protección a los peatones en días de lluvia y además ya no será un problema el rebalse de la cámara de aguas lluvias.

GALERIA DE IMÁGENES

Leave a Response