Se trata de una muestra que está dirigida a personas con discapacidad visual. La autora de esta obra es la artista inclusiva Silvia Vargas y la galería de pinturas está inspirada en la novela Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez.

Para el Museo de la Historia de Penco, agosto será este año el mes de la inclusión. Por lo mismo y en conjunto con la Corporación Cultural de San Pedro de la Paz, se pudo materializar en su sala de exposiciones la Galería Macondo en Visiones. Se trata de 10 cuadros, de un metro por un metro, que retratan distintos personajes y situaciones de la obra de Gabriel García Márquez, Cien Años de Soledad. Esta obra tiene varias particularidades; está pintada en relieve, se acompaña de reseñas en escritura Braille y su autora es la artista inclusiva, Silva Vargas, quien presenta discapacidad de origen visual.

Esta galería puede ser disfrutada por todas y todos. Ese es el principal mensaje. Durante su lanzamiento, se contó con los socios de la Agrupación Lucerito, compuesta por personas en situación de discapacidad visual.

Los cuadros, pintados en sobre relieve, permiten a todas las personas interactuar con la obra. “La idea es que tantos las personas ciegas, como las que no lo son, puedan tocar estos cuadros. Esto permitirá poder ver a cualquier persona, como una persona con discapacidad visual”, explicó Silvia Vargas.

La artista añadió que cada uno de los 10 cuadros está acompañado con una reseña en Braille, “para poder guiar a las personas con discapacidad visual en la galería y conozcan cuál es la vinculación de estos personajes con la discapacidad”.

Gonzalo Bustos, director del Museo de la Historia de Penco, indicó que “esta galería es muy importante para nosotros, en primer lugar, porque es de una artista inclusiva. Este año escogimos agosto para trabajar la inclusión y por eso decidimos acoger esta galería”.

Bustos reflexionó que “creemos que este trabajo se debe sostener en el tiempo y que la temática inclusiva, en el arte, se transforme en algo normal, tal y como debe ser”.

Rebeco de la Jara, persona en discapacidad de origen visual, dijo que “lo que acá nos plantea Silvia tiene relación con como un artista, desde la ceguera, puede comenzar a emitir un mensaje hacia la población que ve, una población que siempre tiene una idea tan fatalista de nosotros. La gente que ve piensa que nosotros somos tristeza y amargura y la verdad, no tiene porque ser así”.

Leave a Response